trabajar oficina - Kaleido Consultoria

Prevención de riesgos laborales en la oficina: ¿se debería trabajar de pie?

 

En la prevención de riesgos laborales propios del trabajo de oficina y puestos similares siempre se ha prestado especial atención al problema postural, algo inherente al hecho de estar muchas horas sentados en un espacio reducido. Muy lejos de lo que pueda parecer, el estar sentados no es precisamente estar descansando.

 

El cuerpo es sometido a mucha presión postural, no solo en todo el cuadro superior de la columna, hombros y cuello. A esto se añade, como bien se sabe, el propio sedentarismo, que además de llevar al sobrepeso afecta a la correcta circulación sanguínea y a la tonificación del músculo, y aumenta la morbilidad.  ¿Deberían los planes de prevención de riesgos laborales atender al sedentarismo como prioridad? ¿Se debería de trabajar de pie?

 

Un estudio de la British Journal of Sports Medicine así lo confirma. Las conclusiones, derivadas del estudio de la evidencia científica acumulada, establecen que el personal que pasa más tiempo sentado tiene el doble de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares, en comparación con el que pasa el mínimo tiempo posible sentado. Además, la incidencia del cáncer es un 13% mayor, así como un 17% más la mortalidad por esa causa.

 

Se sugiere establecer planes y métodos de trabajo que salven el escollo del sedentarismo. Empezando con la acumulación progresiva de 2 horas diarias de pie y actividad ligera durante la jornada de trabajo, para acabar con unas ideales 4 horas diarias.

 

Esto implicaría un cambio en la estructura física de la oficina (se plantea la necesidad de mesas de altura regulable, o alejar los servicios para fomentar el caminar), así como en las pautas de comportamiento laboral: hacer las reuniones o revisar el correo de pie, entregar mensajes en mano en vez de por email, etc.

 

El coste económico de estas medidas se compensaría con el aumento de la productividad derivado de una mejor salud y la reducción del absentismo laboral por enfermedad.


Si te ha parecido interesante este contenido, compártelo haciendo click en las siguientes redes. También puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir en tu email los artículos del blog.

 

Imagen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *