habilidades directivas_Kaleido_consultoria

Pon en práctica tus habilidades.

 

Afortunadamente de un tiempo a esta parte las habilidades personales son reconocidas en el ámbito personal, y sobre todo en el profesional. La necesidad de adquirir, gestionar y poner en práctica las habilidades es esencial.

Solemos leer mucha literatura sobre habilidad, incluso asistimos a curso formativos y nos empapados de teoría, pero el ejercicio práctico no lo llevamos a término, o cuando no obtenemos los resultados esperados, desistimos en nuestro intento.

 

Desarrollar una habilidad como la motivación o el liderazgo será una labor de tiempo y un cambio cultural en una organización. Y sí, su aprendizaje requiere un entrenamiento constante y en ocasiones se consigue con la temida prueba-error. Pero no te desesperes, nadie nace aprendido y si tienes una voluntad firme y eres consecuente con el beneficio que puedes obtener, lo conseguirás sin lugar a dudas.

 

Desde luego lo realmente complicado es llevarlo a la práctica de manera satisfactoria. Pero nadie dijo que fuera fácil, es necesaria una dosis de perseverancia y aceptar que las cosas no cambiarán de la noche a la mañana. Hay que ser conscientes que se cometerán errores que tendrás que aceptar, subsanar y seguir adelante con el objetivo.

 

Cuando hablamos de habilidades hay que tener en consideración que existe una variable que son las personas destinatarias de esa habilidad, no solo tratas con las personas sino con sus creencias, valores, expectativas y hechos pasados.

 

Actualmente no existe una definición exclusiva para el término habilidad social, se pueden encontrar distintas corrientes y autores que se centran en uno o varios de estos componentes: conductual, fisiológico y cognitivo.

 

Un ejemplo de estas definiciones es la de Caballo (1986), que indicaba que la conducta socialmente habilidosa es ese conjunto de conductas emitidas por un individuo en un contexto interpersonal que expresa los sentimientos, actitudes, deseos, opiniones, o derechos de ese individuo de un modo adecuado a la situación, respetando esa conductas en los demás, y que generalmente resuelven los problemas inmediatos de la situación mientras minimiza la probabilidad de futuros problemas.

 

Según Bonet (2000), las habilidades sociales se adquieren a través del aprendizaje, observación, imitación, ensayo e información.

 


 

Si te ha parecido interesante este contenido, compártelo haciendo click en las siguientes redes. También puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir en tu email los artículos del blog.

 

 Imagen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *