plan_de-igualdad_kaleido_consultoria

Los mandamientos de un Plan de Igualdad

 

La desigualdad entre mujeres y hombres es un hecho indiscutible, vemos que, entre otras cosas, el salario medio que perciben las mujeres es inferior al salario medio que perciben los hombres, las mujeres soportan la mayor tasa de jornadas parciales y frecuentemente acumulan a su jornada laboral el tiempo de trabajo doméstico no remunerado.

 

Una de las barreras más importantes en la igualdad de género es la percepción que se tiene en numerosas ocasiones de querer quitar derechos a un sexo para dárselo al otro, cuando realmente lo que se persigue es estandarizar las oportunidades existentes para que se puedan repartir de manera justa a hombres y mujeres.

 

Los organismos internacionales, el estado, las comunidades autónomas e incluso algunos gobiernos locales están creando distintos mecanismos para erradicar la desigualdad de género. En este artículo no entraremos a valorar si las actuaciones son suficientes o mejorables ya que da para una entrada en exclusiva.

 

El legislador, a través de distintas normativas, quiere erradicar las posibles diferencias entre mujeres y hombres por razones de sexo, promoviendo el derecho fundamental a la igualdad. Estas disposiciones se encuentran recogidas, por ejemplo, en el art. 9.2 y 14 de la Constitución Española o en la Ley orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

 

Creación de un Plan de Igualdad

 

Una de las herramientas empresariales para evitar conatos de desigualdad entre mujeres y hombres es la implantación de un Plan de Igualdad (recogido entre los artículos 45 y 49 de la Ley orgánica 3/2007). Este Plan de Igualdad debe establecer una serie de medidas y garantías hacia las personas que constituyen o puedan constituir la organización, para eliminar cualquier discriminación. Para ello, la alta dirección de la organización designará un equipo, se asignarán recursos, se establecerán medidas y se implantarán las actuaciones.

 

La obligatoriedad de elaborar un Plan de Igualdad en las empresas existe cuando se den los siguientes casos:

  • Empresas  de más de 250 trabajadores.
  • Cuando así se establezca en el convenio colectivo, aplicable en los términos previstos en el mismo.
  • Cuando la autoridad laboral hubiera acordado en un proceso sancionador la sustitución de las sanciones accesorias por la elaboración y aplicación de un Plan de Igualdad, en los términos que se fijen en el indicado acuerdo.

 

Para las demás empresas que no cumplan los requisitos arriba indicados será de carácter voluntario, previa consulta a la representación legal de los trabajadores y trabajadoras.

 

Se entiende por Plan de Igualdad como el conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo (art. 46 Ley orgánica 3/2007).

 

Pasos para el desarrollo de un Plan de Igualdad

 

  • Compromiso de la organización: para que tenga éxito un Plan de Igualdad es necesario que la dirección de la empresa tome la iniciativa, facilite los medios humanos y materiales, y tenga compromiso en su integración en la organización.
  • Creación de un comité de Igualdad: se creará un grupo de trabajo llamado “comité de igualdad”, se designará un responsable interno para la dirección y desarrollo del proyecto, esta persona tendrá que tener autoridad suficiente para la toma de decisiones, tendrá un conocimiento profundo de la organización y acceso a los datos internos, normalmente esta figura suele recaer en el Responsable de Recursos Humanos.
  • Desarrollo de un diagnóstico de empresa: para ello será necesario realizar una planificación, recopilar información cuantitativa y cualitativa, y analizar los datos obtenidos desde la perspectiva de género.
  • Elaboración del Plan de Igualdad: se diseñarán medidas de actuación (llamadas “acciones positivas”) que contendrá cada una de ellas, objetivos, acciones, personas destinatarias, planificación de las actuaciones, recursos, indicadores, técnicas de evaluación, y seguimiento de los resultados.
  • Implantación de las acciones positivas: serán comunicadas al personal, se ejecutaran según la planificación y se realizará un seguimiento y control de las acciones positivas.
  • Evaluación de los resultados obtenidos con indicación de recomendaciones de mejora.

 

Áreas de actuación y análisis de un Plan de Igualdad

 

El análisis de los datos cuantitativos y cualitativos se realizarán desde la perspectiva de género, incidiendo en las áreas de actuación:

  • Cultura organizativa.
  • Selección y acceso al empleo.
  • Conciliación de vida laboral y personal.
  • Área de formación y promoción personal.
  • Área retributiva.
  • Área de salud laboral y prevención del acoso sexual y por razón de sexo.
  • Área de comunicación.
  • Abandono de la organización.

Si te ha parecido interesante este contenido, compártelo haciendo click en las siguientes redes. También puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir en tu email los artículos del blog.

Imagen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *