Estereotipos_Kaleido_consultoria

Los estereotipos de genero en el mundo laboral

Los seres humanos tendemos a reducir el mundo a esquemas y estructuras con las que nos resulta mucho más sencillo comprender la realidad en la que vivimos. De aquí, surgen con frecuencia los estereotipos, estos no son otra cosa que una imagen estructurada y aceptada por un grupo de personas como representativa de un determinado colectivo catalogándolo solo por su nacionalidad, edad, etnia, orientación sexual, procedencia, genero, profesión, aspecto físico, etc. Los estereotipos están relacionados con las ideas, creencias y actitudes de cada individuo.

 

Los estereotipos de género los puedes ver también presentes en el ámbito laboral. Categorizamos a hombres y mujeres en las profesiones a las que deben dedicarse, le adjudicamos roles laborales según el género al que pertenezcan. Algo que puede dar situaciones en las que la igualdad se vea perjudicada.

¿Qué roles laborales implican los géneros?

 

Hombres y mujeres hemos desarrollado a lo largo de los siglos roles específicos que, a pesar de haber sido desmontados por los teóricos, hoy todavía siguen vigentes en multitud de ámbitos.

 

La mujer ha sido destinada por ello a labores relacionadas con el espacio doméstico y los cuidados y la asociamos con conceptos como la debilidad, dependencia y sensibilidad. Esto ha dado lugar a que profesiones como la educación infantil, la limpieza, el cuidado de personas mayores, la enfermería o la cocina estén marcadas como femeninas.

 

El hombre, en cambio, se ha vinculado tradicionalmente con la producción, la técnica y el espacio público. De igual manera, la fuerza, racionalidad e independencia son ideas que le asociamos a la hora de trabajar. El resultado es que profesiones técnicas, como la ingeniería, la medicina, reparación y mantenimiento de sistemas y también otros sectores como son la educación a niveles altos, la política o los cargos de dirección, las relacionemos históricamente con la masculinidad.

¿Qué implican estos estereotipos de género?

 

El problema que el estereotipo de género implica en el ámbito laboral es esencialmente una cuestión de desigualdad. Hombres y mujeres quedamos encasillados no solo en determinadas profesiones, sino que también esperamos de ellos que se comporten de un modo específico.

 

Así, por ejemplo, seguro que alguna vez has visto cómo se juzga con dureza a la mujer directiva que resulta estricta en sus órdenes o cómo se cuestiona el trabajo femenino que implica la fuerza o el conocimiento de materias mecánicas o técnicas.

 

Del mismo modo, tampoco esperamos que un hombre muestre cierta delicadeza o sensibilidad en su trabajo. Razón por la que, a modo de ejemplo, el hombre que se dedica a los cuidados puede ser habitualmente criticado por ello, pues no responde a esos estereotipos simplistas que lo encasillaban en otros ámbitos.

 

Así, vemos cómo los estereotipos son esquemas culturales reduccionistas, que difícilmente responden a la realidad y que pueden dar lugar a situaciones en las que la igualdad entre hombres y mujeres se vulnere. Pero el cambio está en nuestras manos, en el día a día. Y tú, ¿como crees que puedes colaborar para eliminar las desigualdades en el trabajo?

 


Si te ha parecido interesante este contenido, compártelo haciendo click en las siguientes redes. También puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir en tu email los artículos del blog.

 

Fuentes de referencia

http://www.huffingtonpost.es/maria-angels-viladot/estereotipos-de-genero-en_b_12583842.html
http://unaf.org/saludsexualparainmigrantes/como-afectan-los-estereotipos-de-genero-a-la-sexualidad/
https://perspectivagenerotelecentro.wordpress.com/manual-trabajo-con-grupos-mixtos-en-el-tc/roles-de-genero-y-estereotipos/
Imagen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *