liderazgo de la mujer - Kaleido Consultoria

Techo de cristal: un frenazo al liderazgo empresarial de las mujeres

 

Desde tiempo atrás, se ha ido construyendo un mundo de hombres, que aún pesa en el entorno de los negocios. Ni paridad ni equilibrio de género. Las mujeres siguen sin verse representadas en un liderazgo empresarial igualitario.

Tanto es así que, a escala mundial, en una década, tan solo ha aumentado tres puntos el porcentaje de mujeres en puestos de responsabilidad ejecutiva (del 19 al 22 %), un dato que sugiere que la situación, lejos de avanzar hacia el equilibrio, adolece de reticencias. Se requieren Recursos Humanos más justos.

 

Falsos mitos que envuelven a la mujer trabajadora

 

Falta de coordinación entre ámbito personal y profesional

Se considera que la maternidad es un obstáculo para poder desarrollar una carrera profesional de éxito y que no se puede compatibilizar ambas esferas. Incluso se puede tachar a la mujer de irresponsable al considerar que no dedican el tiempo suficiente a la crianza de sus vástagos.

 

Ausencia de confianza

Tan poco cierta como que los hombres deben ser los machos alfa de la manada. Las mujeres han demostrado habilidades naturales altamente beneficiosas para el rendimiento y la gestión directiva. Decir, en general, que las mujeres carecen de confianza en el mundo de los negocios es falso.

 

Falta de ambición

Además de excelentes madres, también son extraordinarias trabajadoras. Su sensibilidad construye equipos de trabajo enormemente competentes y, por supuesto, no les falta ambición. Nada existe más desmotivador que saberse estancado o estancada en una determinada posición.

 

El “síndrome de la abeja reina”

La falsa creencia de que las mujeres son las que instalan a otras mujeres el llamado “techo de cristal”, que impide continuar la escalada hacia puestos de ascenso, ha servido alimentar las críticas por falta de liderazgo empresarial. Sin embargo, conductas como la envidia pueden darse tanto en hombres como en mujeres y, desde luego, no parece la tónica más instaurada.

 

Ellas son líderes transformacionales

Así como a ellos se les considera líderes transaccionales (un modelo más coercitivo y autoritario), ellas son transformacionales. Su desarrollo humano ha propiciado un temperamento más dialogante e inclusivo.

 

En definitiva, con más capacidad de transformar un equipo de trabajo en un grupo feliz y motivado.

 


 

Si te ha parecido interesante este contenido, compártelo haciendo click en las siguientes redes. También puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir en tu email los artículos del blog.

 

Imagen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *