sindorme burnout - KALEIDO CONSULTORIA

Factores de evaluación de riesgos ante el síndrome de burnout

El trabajo puede producir insatisfacción personal. Ocurre cuando los/as trabajadores/as se sienten tratados como máquinas. Uno de los principales síntomas del síndrome de burnout es el agotamiento psicológico. Contar con el apoyo de una consultoría de prevención de riesgos laborales es un valor añadido para aquellas empresas en las que se quiere cuidar el clima laboral.

¿Cuáles son los síntomas de este síndrome?

 

Desánimo al iniciar el día y visualizar el horizonte poco esperanzador de una jornada que será igual que la anterior bajo la percepción del/de la empleado/a que se pone a disposición con actitud negativa. Alto sufrimiento ante la paradoja de estar en una situación de difícil solución. El/la trabajador/a no quiere quedarse sin empleo pero, al mismo tiempo, siente que no puede hacer nada para sentirse mejor en un trabajo que no le ofrece posibilidades nuevas.

En este tipo de situaciones, el estrés y la ansiedad se hacen crónicos y llegan, incluso, a somatizarse en forma de dolor corporal. Es habitual el dolor de espalda que es fruto de la tensión acumulada o dolor de tripa que es resultado del nerviosismo. La autoestima del/de la trabajador/a se resiente.

¿Cómo pueden las empresas prevenir el síndrome de burnout con la colaboración de una consultoría de prevención de riesgos laborales?

 

1. Facilitar el cambio de puesto a aquellos/as profesionales que muestran cualidades más adecuadas para otro empleo.

2. Ofrecer servicios de formación continua a los/as trabajadores/as, con el fin de potenciar sus competencias y talento.

3. La empresa puede valorar la posibilidad de ofrecer a los/as empleados/as la opción de teletrabajar un día por semana o tener un horario de trabajo más flexible, en viernes. Para ello, conviene integrar la filosofía del trabajo por objetivos y no tanto por gestión de tiempo.

4. Ofrecer servicios de coachinga los/as empleados/as de la empresa, con el fin de tener un sistema de evaluación de riesgos.


 Si te ha parecido interesante este contenido, compártelo haciendo click en las siguientes redes. También puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir en tu email los artículos del blog.

 

Imagen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *