Gestion calor prevencion riesgos laborales - kaleido consultoria

Evaluación de riesgos laborales como la gestión del calor

 

En la prevención de riesgos laborales, además de elaborar siempre una evaluación de dichos riesgos, debemos pensar en todos ellos sin ninguna excepción, teniendo en cuenta que deberemos incluir, también, el calor como factor relevante en aquellos meses de verano. En concreto, mencionaremos aquellos lugares en los cuales las temperaturas son bastante elevadas.

 

Así pues, una vez llegado el periodo estival del año, además de los riesgos habituales que hemos de tener en cuenta, por tanto, estableceremos una serie de normas y consejos a seguir en cualquier puesto de trabajo. En este aspecto, aunque nos encontremos con algunas reglas coincidentes para cualquier tipo de empleo, podemos, en cambio, hallar algunas particularidades según sea el ámbito en el que desarrolle el trabajo.

 

Es recomendable que aquellos puestos de trabajo desarrollados en oficinas, mantengan una ventilación y temperatura adecuada para combatir, de este modo, los estragos del calor. Por ello, necesitamos disponer de aparatos como el ventilador o el aire acondicionado, haciendo un uso adecuado y controlando los temidos desequilibrios de temperatura.

Por ello, es importante que se establezca una franja adecuada en los grados del aparato para evitar, por un lado, las dificultades creadas por el calor y, por otro, los cambios bruscos de temperatura. A su vez, es imprescindible que la organización de los puestos de trabajo y las salidas del aire acondicionado estén perfectamente armonizadas.

 

El funcionamiento y el mantenimiento de los equipos utilizados, como el aire acondicionado, es necesario, así como también lo es limpiar los filtros, tener las ventanas y puertas cerradas y no olvidar apagar el sistema una vez la oficina de trabajo quede clausurada. Y, ante todo, que la corriente de aire no recaiga de una manera directa sobre el personal, ya que, además de ser incómodo es perjudicial para su salud.

 

Todas estas normas son fundamentales para poder evitar problemas de salud, logrando huir de las corrientes de aire y de otras cuestiones producidas por el calor excesivo.

 

Existe, a su vez, un objetivo importante: la convivencia en el entorno laboral. En ocasiones, las opiniones diversas frente a una determinada temperatura son el motivo de algunos desacuerdos e, incluso, de algunas bajas médicas.

 

Haciendo referencia a la prevención del riesgo laboral relacionado con el calor, tampoco podemos olvidar aquellos otros trabajos que tienen lugar en la carretera y que, en la mayoría de los casos, obliga al trabajado a situarse al volante durante varias horas al día, o, incluso, durante días seguidos.

En este aspecto, hay que incidir en el hecho de mantener una adecuada temperatura con el sistema de aire acondicionado, así como protección ante la fuerza del sol. Entre las medidas más relevantes, destacamos: llevar ropa adecuada, intentar aparcar en la sombra, en la medida de lo posible, pues el calor también afecta directamente al vehículo, y, por supuesto, hacer las paradas necesarias para descansar.

 

Aunque uno de los factores más importantes para el conductor será tener siempre una hidratación correcta y adecuada, ingiriendo líquidos como agua u otros que ayuden a mantener al conductor despierto, para evitar, así, las temidas somnolencias; sin olvidar otros problemas de salud como el cansancio y los dolores de cabeza. Esta correcta y adecuada hidratación, junto al cumplimiento de los debidos descansos se convierte, como decimos, en uno de los puntos más importantes para evitar el peligro que puede suponer el calor para aquellas personas que trabajan sentados en un vehículo durante horas.

 

En conclusión, es necesario que tanto empresas como trabajadores/as conozcan los riesgos provocados por el exceso de calor y utilicen adecuadamente aparatos como aire acondicionado o ventiladores, controlando, prioritariamente, la comodidad y salud del personal de la empresa. Asimismo, los individuos deben tomar medidas de precaución, como pueda serla hidratación, para evitar sufrir los llamados «golpes de calor».

 


 Si te ha parecido interesante este contenido, compártelo haciendo click en las siguientes redes. También puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir en tu email los artículos del blog.

 

Imagen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *