Cómo minimizar los costes de tu empresa

Una de las grandes preocupaciones de cualquier empresario es precisamente producir gastando lo mínimo indispensable. Y aún más si se trata de una start-up, puesto que la intencionalidad es despegar con el menor número de obstáculos posible. Muchas veces a partir de airar gastos con pequeñas acciones, podemos conseguir oxigenar nuestro presupuesto mensual en gran medida. A continuación repasaremos algunas medidas de sencilla aplicación, que sin duda nos servirán para optimizar el tejido productivo de nuestra empresa.

El concepto de optimización siempre es clave en estos casos. Hemos de saber evaluar con precisión el proceso de producción de nuestra empresa y saber identificar pasos intermedios o elementos que sean fácilmente sacrificables en pro de ganar tiempo (que en el mundo empresarial podría traducirse en dinero). Los llamados tiempos muertos «matan» literalmente a nuestra empresa.

Llevar un control estricto, periódico y contrastado de lo vendemos y compramos es fundamental para sanear nuestra gestión económica interna. Por ejemplo, pagar a nuestros proveedores se convertirá en una tarea de mayor dificultad si no somos conscientes de si nuestros clientes nos han pagado y cuánto.

Muy a raíz del punto anterior, llevar a cabo un competente control del inventario o stock también es altamente recomendable. Nuestra empresa verá inmovilizado el capital que ha empleado en su producción si precisamente el material producido se encuentra almacenado durante mucho tiempo (sin tener en cuenta los costes de almacenamiento). Esto debemos evitarlo a toda costa y la solución pasa por incrementar la tasa de rotación del inventario. De esta manera el excedente obtenido por la actividad será mayor.

En materia de gastos financieros es fundamental contar con un asesor competente y experimentado. Dígase sistemas de Asesoramiento (Optimización, Implantación) sistemas de gestión PYMES en Valencia (Comunidad Valenciana). La reducción de gastos de esta índole es posiblemente el mayor obstáculo que encuentra cualquier PYME, dado el escaso poder de negociación que tienen ante las entidades bancarias.

Para terminar, no hay que infravalorar el papel de las nuevas tecnologías. Las redes sociales, por ejemplo, pueden sustituir o asumir muchas de las competencias que tradicionalmente se hacían de manera presencial. Hay programas informáticos y aplicaciones para prácticamente todos los campos. Hemos de saber detectar aquellas herramientas digitales que nos sea útiles y saber en qué actividades pueden garantizarnos una reducción de gasto. Huelga decir que Kaleido Consultoría en Valencia (Comunidad Valenciana) es quien mejor ejemplifica esta actuación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *