brecha laboral genero - kaleido consultoria

Brecha laboral de género: desigualdad en la empresa

 

Los/as expertos/as en Recursos Humanos alertan acerca de que el liderazgo empresarial está en manos, en su mayoría, de hombres. Pese a los esfuerzos llevados a cabo para acabar con la brecha laboral de género, la realidad es que las mujeres no alcanzan cargos directivos con la misma frecuencia que los hombres.

 

Del total de cargos directivos que existen, tanto en empresa multinacionales como nacionales, solo un 30 % son ocupados por mujeres (un 4 % de la población activa). Estas cifras corresponden al sector privado, pues en el sector público, gracias a las políticas de igualdad, las cuotas alcanzan el 42 %, lo que da lugar a una mayor igualdad entre hombres y mujeres, en lo que respecta a altos cargos.

 

De acuerdo con un informe elaborado por el sindicato USO, la responsabilidad familiar, precariedad en el empleo y falta de conciliación son los principales problemas con los que se encuentra el sexo femenino.

 

No solo para adquirir un puesto de mayor responsabilidad, sino también para poder estar presente en otros ámbitos públicos. Por otra parte, los datos del INE indican que el 94% del personal a tiempo parcial es de género femenino, debido, fundamentalmente, a las limitaciones mencionadas con anterioridad.

 

A esto se añaden las diferencias salariales, que, en igualdad de condiciones, dan como resultado un salario inferior, en el caso de las mujeres (en cómputo anual), respecto del que tienen los hombres y a pesar de desempeñar una misma labor e igual cargo de responsabilidad. Por lo que el empleo femenino no solo no consigue alcanzar mayores cuotas de cargos directivos, sino que, además, tiene un salario inferior respecto de sus homólogos varones.

 

A modo de resumen, las mujeres, por lo general y de acuerdo con los datos aportados, son las que tienen un empleo más precario. Esto deriva, en muchas ocasiones, de las barreras que les imponen las cargas familiares, debido a no poder conciliar trabajo y responsabilidad familiar.

 

Imagen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *